XV VOLTA A MENORCA

XV VOLTA A MENORCA

Acaba de finalizar la XV Volta a Menorca. Un año más ha tenido lugar la gran fiesta menorquina del cicloturismo; sin duda, un referente en la isla desde todos sus ámbitos, político, cultural, deportivo, económico, turístico... Poco más que elogios se pueden atribuir a esta quinceava edición; la más internacional y con más participación en sus quince años de trayectoria.

De lo mucho que se puede destacar de ella, tal vez, lo más notable haya sido esa agradable sensación que le queda a uno después de haber disfrutado de un estupendo ambiente deportivo y festivo, donde todo el mundo ha colaborado para que nada pudiera perturbar esa magia que se ha logrado y que tan difícil suele ser conseguirla.

Cómo no recordar ese momento en que más de trescientos ciclistas, al unísono y de manera totalmente improvisada, ralentizaban la cadencia de su pedaleo para admirar los tenues rayos de sol incidiendo sobre nuestro Mediterráneo cuando, durante la primera etapa de la Volta, dejábamos Cala Torret para recorrer el tramo costero que une Binibeca con Biniancolla. Es en ese momento cuando lo locales se reencuentran con su isla y los visitantes se enamoran para siempre de ella.

Se ha podido disfrutar de una diversidad de ocasiones: ha habido segmentos tranquilos en los que deleitarse con el paisaje, cuyas imágenes parece que ni el Sol ha querido perderse durante todo el fin de semana; momentos competitivos y realmente duros como las subidas cronometradas a S'Enclusa, en la segunda etapa, y a Monte Toro, en la tercera. Los organizadores también propiciaron momentos adrenalínicos como los derramajes que tuvieron lugar el segundo día a lo largo del Camí den Kane y, el tercer día, la punta de velocidad que se inició antes de llegar al Port de Maó, se alargó durante la subida de la Costa del Doctor Guàrdia (Costa de ses Piques) y finalizó justo debajo del arco de llegada en la misma Plaça de Santa Maria.

Por último, solo queda agradecer a Lina y Arturo su esfuerzo y dedicación para que después de quince años, esta Volta a Menorca siga brillando, cada vez con más fulgor, y desear que la XVI Volta a Menorca siga batiendo récord de participación y emoción.