CRÓNICA 6ª CHALLENGE 14-02-15

El icono más representado en el día de San Valentín, corazones aparte, es la conocida imagen de Eros/Cupido con los ojos vendados (el amor es ciego) con su arco y flecha (el flechazo es inevitable). Pero parece que el diosecillo tenía alguna vendetta personal contra el hecho de que la Asociación Cicloturista de Menorca realizase en su onomástica la 6ª CHALLENGE.

Siete, nada más y nada menos, fueron los pinchazos con los que sus certeras saetas hirieron las ruedas de nuestras bicicletas y convirtieron los 115 km de la ruta en una jornada inacabable.

Además, como ya sabemos que las averías ponen de los nervios, la 6ª CHALLENGE pasó a ser prácticamente un tramo libre continuo, donde la velocidad y el sobreesfuerzo estuvo presente en todo momento.

La salida, como siempre durante el horario invernal, a las 8.30h en el local de la Asociación. Una quincena de socios y algunos acompañantes iniciamos la ruta programada y apenas un kilómetro después: dos pinchazos –la zona de más concentración de bares y pubs del Puerto de Maó llena de cristales rotos por el suelo (¿Denunciable?) –. Primer parón. Sustituidas las cámaras de las dos bicicletas, reiniciamos la marcha. Tomamos el Camí den Kane, donde las fuertes pendientes de las primeras cuestas empiezan a calentar los cuádriceps y esto sumado a los minutos de retraso acumulados se convierte en una bomba de relojería. La aceleración es inmediata y se alarga hasta delante del cementerio de Alaior. Reagrupamiento y nos dirigimos hacia Es Mercadal siguiendo el camino inglés. Tercer pinchazo y abandono de uno de los socios. Lo que empezó como una coincidencia empieza a ser fatídicamente sospechoso.

Desde Es Mercadal y, después de otro inevitable reagrupamiento a causa de la velocidad adquirida durante el último tramo del Camí den Kane, tomamos la carretera general Me-1 dirección Ferreries, nos encontramos con otro grupo de ciclistas y algunos socios más de Ciutadella que se añaden al pelotón y justo empezar a subir la Cuesta del Desmonte otro arreón rompe el pelotón en varios grupos.

Un nuevo reagrupamiento, esta vez en la rotonda de Ferreries cruce con la carretera hacia Cala Galdana, servirá como excusa para recuperar el aliento y bajar pulsaciones antes de iniciar el exigente tramo libre de la jornada. Se da el pistoletazo de salida y la pendiente favorable de la Costa de sa Quadra sirve para coger unas velocidades endiabladas de más de 60km/h. Los velocistas se exprimen al máximo para coger toda la ventaja posible antes de iniciar de golpe la ascensión de la “Costa Nova” dirección Ciutadella. Pero justo en medio del tramo libre, otro aparatoso pinchazo tiene lugar. Sobre la marcha se decide seguir y esperar a los participantes al final del tramo libre para no romper el ritmo. Finalmente el vencedor en esta ocasión del tramo libre es Isma Pons quien caballerosamente reconoce el mérito de su gregario de lujo a “horcajadas” del cual consigue la victoria.

Arriba de la Costa Nova, en la explanada del Castillo de Menorca, fin del tramo libre y obligado reagrupamiento de todos los participantes. Reanudamos con normalidad la ruta dirección el Far d'Artrutx. Como no podía ser de otra manera, pinchazo en el faro (y ya van cinco). Aprovechamos el arreglo para hacernos unas fotos y reemprendemos la marcha hacia Ciutadella donde nos espera el avituallamiento en nuestra preciada pastelería-cafetería El Diamante. No sabemos si pedir un café o un vinito son alrededor de las 11.30h de la mañana. El tiempo se nos echa encima.

Después de los cafés y los deliciosos pastelillos (¡GRACIAS!) es hora de regresar. Son las 12.00h del mediodía y aún nos quedan 50 km por delante. Los nervios afloran y hacen que los músculos trabajen de lo lindo. Nada más encontrarnos los primeros repechos de la carretera general dirección Es Mercadal la cabeza del pelotón empieza a acelerar rompiendo la formación en reducidos grupos que continuarán cada uno ayudándose con las escasas fuerzas que aún conserven.

Llegamos a Es Mercadal y se intenta un último reagrupamiento, aunque el pelotón inicial ya está más que roto y lo único que cabe es llegar cuanto antes a Maó.

Desde Mercadal tomamos la dirección Fornells a buena velocidad con la idea de encontrarnos con alguno de los participantes más rezagados que hubiesen tomado una ruta alternativa. Y, efectivamente, los encontramos justo antes de llegar a la rotonda de Fornells. Los encontramos... ¡Parados! Otro pinchazo (y van seis). Reparamos la rueda; son las 13.15h.

Ahora sí, sin más contratiempos, los que quedamos del pelotón inicial nos ayudamos para volver a Maó y dar por finalizada la ruta. Al llegar a la rotonda que cruza la carretera con la de Subaida, nuestros compañeros de Alaior se despiden y regresan a casa. El grupo restante sigue la ruta a Maó. Al día siguiente sabremos que los dos compañeros alaiorenses no llegaron tranquilamente a casa: el último pinchazo tuvo lugar: el séptimo de la jornada.

El resto llegamos al Puerto de Maó donde concluimos esta eterna 6ª CHALLENGE alrededor de las 14.00h. del mediodía.