CRÓNICA 28ª CHALLENGE 18-07-2015

Este pasado sábado 18-07-15 completamos el recorrido de la vigésimo octava Challenge de la Asociación Cicloturista de Menorca. A las 8.00h nos encontramos en el local del Port de Maó una decena de socios junto a los acompañantes habituales en nuestras salidas para tomar la ruta hacia St. Climent a un ritmo moderado que permitió pedalear todos juntos mientras se iban calentando los músculos. Una vez pasada esta pedanía de Maó, seguimos hasta el cruce con la carretera de Torralba y entonces, como siempre ocurre, el ritmo de pedaleo aumentó progresivamente. En Alaior nos reagrupamos todos para seguir con el recorrido organizado hacia la urbanización de Son Bou. Una vez más, con un ritmo moderado en los primeros kilómetros, éste se fue incrementando hasta hacer sacar los colores a la mayoría de participantes, entre otras cosas porque el calor ya arreciaba.

En medio del transcurso, un marcador de velocidad pegó un buen susto a un grupo de escapados al salir volando y provocando algún que otro bandazo, sin embargo todo quedó en un pequeño susto y no hubo que lamentar consecuencias más graves.

Desde Son Bou enseguida tomamos la corta aunque durísima Cuesta de San Jaime (que hace sacar el brillo al piñón más grande que se tenga, incluso algunos tocan la leva para asegurarse de que no tienen un plato más pequeño) y que da inicio a la carretera de Torre Solí, aunque antes de proseguir la ruta tuvimos que hacer el reagrupamiento de rigor justo al finalizar esta cuesta. A continuación se impuso un ritmo muy llevadero con el fin de que todos los participantes pudiéramos pedalear en pelotón y llegar juntos hasta el cruce con la carretera general y seguir en dirección a Es Migjorn, donde tendría lugar el avituallamiento. Seguimos todos juntos hasta la cuesta que desemboca en el pueblo más meridional de la isla —de ahí su característico nombre— cada uno a su ritmo de subida y algunos midiéndose las fuerzas, llegamos hasta la cafetería Sa Plaça donde pudimos refrescarnos y retomar fuerzas para seguir con la segunda mitad de la jornada.

Después de Es Migjorn tocaba ir hasta Ferreries. Una vez más con un ritmo llevadero llegamos hasta Ferreries y sin detenernos enfilamos la carretera general en dirección a Es Mercadal donde empezaría el tramo libre del recorrido.

En Es Mercadal tuvimos que hacer una parada obligatoria para reponer agua en los bidones, el calor hacía que la amenaza de deshidratación estuviera muy presente. Rellenados todos los bidones empezamos la ida hacia Fornells, al principio a un ritmo más que moderado, aún tratándose del tramo libre y más competitivo de la jornada, pero que aumentó gradualmente a medida que nos íbamos acercando a la conocida rotonda de Fornells. Entonces fue cuando el pistoletazo de salida tuvo realmente lugar. Los relevos fueron decisivos para incrementar la velocidad con el suave viento en contra que teníamos, hasta llegar a los últimos trescientos metros de la bahía que se convirtieron en un sprint entre los participantes, aunque dos fueron los más competitivos y la reñida victoria se alzó finalmente para el compañero “Rodri” que demostró la mayor potencia en aceleración (¡Enhorabuena campeón!).

 

Finalizado el tramo libre, solo quedaba el regreso al Port de Maó. Una vez más se impuso un ritmo llevadero para que todos pudiéramos disfrutar de la vuelta en pelotón a la vez que los compañeros que habían apretado más recuperaban las fuerzas después de prácticamente 80 km en las piernas. Solamente en la última cuesta, la de Els caminers, un grupo quiso todavía disfrutar de un último apretón para llegar hasta el local del Port de Maó terminando así esta estupenda y divertida 28ª CHALLENGE. Ahora, a por la siguiente… ¡No te la pierdas!