CRÓNICA 23ª CHALLENGE 14-06-15 "LOS PICOS"

Entre los aficionados al ciclismo pueden distinguirse tres categorías: los rodadores, los esprínters y los escaladores. Cada uno con unas cualidades más acentuadas que otras hacen que se les dé mejor un tipo de terreno o modalidad. Este pasado domingo 14-06-15, sin duda, fue el turno de los escaladores.

La 23ª CHALLENGE de la Asociación Cicloturista de Menorca tuvo como objetivo conseguir subir los cuatro picos más altos de Menorca. A las 8.00h de la mañana se congregaron en el local del Port de Maó un sorprendente número de socios y algunos simpatizantes dispuestos a asumir el reto de la jornada.

Salimos dirección a Fornells para desviarnos enseguida por el Camí den Kane a un buen ritmo hasta Alaior, lo que nos sirvió como calentamiento muscular y concienciación de los que nos deparaba la jornada. Después de girar por la carretera de S'Ubaida y llegar de nuevo a la carretera de Fornells, nos desviamos para atacar el primer muro del día: Sa Roca. Con una marcha más que aceptable subimos las primeras rampas con la mayoría de participantes hablando y riendo (señal de que el ritmo de escalada era el apropiado).

Tras superar el primer pico sin problemas, seguimos por el Camí de sa Cucanya para enlazar de nuevo con el Camí den Kane y seguir por éste hasta el pueblo de Es Mercadal.

Seguimos por la carretera general hasta Ferreries, donde la ruta empezaría a ponerse realmente dura. Nos esperaban dos picos seguidos: la cuesta de St. Patrici y S'Enclusa. El primero tiene una pendiente media del 19% y un firme hormigonado que causa la sensación de frenar las ruedas finas de las bicicletas. Ya fuese por falta de fuerzas o por no llevar el desarrollo adecuado, la cuestión es que no todos los socios fuimos capaces de alcanzar el último escalón de Sant Patrici.

A continuación, a un escaso kilómetro, empezaba la subida a S'Enclusa. Este pico tiene una dificultad menor que los otros dos anteriores pero se llega con más cansancio acumulado después de intentar superar los dos primeros. De modo que este tercer muro sirvió para resarcir el sabor agridulce del anterior y para aumentar las ganas de llegar cuanto antes a la cafetería Café Balear, sentarnos un rato y recuperar, en la medida de lo posible, las fuerzas ya agotadas después de los tres primeros muros de la jornada.

Después del más que merecido avituallamiento, llegó el momento de retomar la salida siendo todos conscientes de lo que nos esperaba apenas a ocho kilómetros de distancia: la escalada al último pico de la ruta, el temido Monte Toro. Un pequeño puerto de categoría especial de poco más de tres kilómetros de recorrido y con una pendiente media del 12%, pero con unas rampas que superan en algunos puntos el 20% de pendiente.

Así que tras salir de la cafetería de Ferreries, tomamos la carretera a Es Migjorn, cruzamos el pueblo y seguimos hasta llegar a la carretera que nos llevaría hasta Es Mercadal, justo a los pies del Monte Toro. La ascensión se convertía en el tramo libre de la jornada, aunque todos los participantes tuvieron suficiente con superar este último desafío más que intentar coronar en el menor tiempo posible. Y es que las fuerzas ya no son las mismas después de subir Sa Roca, St. Patrici y S'Enclusa que cuando se intenta romper el cronómetro personal cogiendo directamente el Toro por los cuernos.

Subir, bajar y reagruparse es el resumen de este último pico. Ahora solo quedaba regresar . Sin embargo, los músculos, ya acostumbrados a la fuerza bruta, o bien, a la gran cadencia de los desarrollos más apropiados, exigían un poco más de insubordinación, de modo que de manera gradual la velocidad del pelotón fue aumentando a lo largo del Camí den Kane hasta llegar al Port de Maó donde se dio por finalizada esta extenuante 23ª CHALLENGE, “El reto de los Picos”. Ahora, después de relajar piernas... ¡A por la próxima!