CRÓNICA 22ª CHALLENGE 06-06-15

Impresionante la vigésima segunda challenge de la Asociación Cicloturista de Menorca. El pasado sábado 06-06-15 a las 8.00h de la mañana nos encontramos en el local del Port de Maó una sorprendente concurrencia de socios y simpatizantes dispuestos a disfrutar de un estupendo día de ciclismo. Salimos, tal y como estaba planificado, dirección Fornells para tomar el Camí den Kane y subir las primeras rampas a un buen ritmo, en el punto justo para que los más preparados empezaran a calentar la musculatura y el resto elevaran su temperatura corporal y respiración por encima de la media.

El pelotón llegó a Alaior agrupado y entonces se disparó el bocinazo de salida, la velocidad aumentó considerablemente disgregándose el grupo inicial en varias partes según el nivel o las ganas de cada participante.

En Es Mercadal nos reagrupamos y juntos nos dirigimos por la carretera general a Ferreries donde por una confusión (mea culpa) se colocó un segundo tramo libre que no debería haber tenido lugar, aunque nadie protestó por ello: había ganas de correr. De modo que en Ferreries sonó el segundo disparo de la jornada y un buen grupo de participantes decidió apretar los dientes hasta la urbanización de Cala Galdana pedaleando a una velocidad endiablada y en la que apenas se les podía dar un relevo al grupo en cabeza.

Todos los participantes de esta 22ª edición nos reagrupamos en la cafetería Café Balear donde como siempre, entre bromas y anécdotas, pudimos recuperar fuerzas y refrescarnos del calor que empezaba a despuntar a esa hora de la mañana.

Seguimos la ruta marcada en dirección a Es Migjorn con el pelotón bien agrupado y desde allí hacia Es Mercadal. En esta ocasión pudimos comprobar como el firme de la bonita carretera que une estos dos pueblos (Me-18) cada vez está en peor estado, lleno de baches y el asfalto en muy malas condiciones.

Desde Es Mercadal tomamos de nuevo el Camí den Kane para iniciar el regreso y fue entonces cuando hizo su acto de presencia un sol de justicia con su calor correspondiente. El mazazo fue de escándalo; de repente el termostato se disparó aunque no por eso disminuyeron las ganas de poner a prueba las piernas subiendo las terribles cuestas que llegan en algún trecho al 12% de pendiente. Lejos de amedrentarse por el calor, los participantes le pusieron ganas y subieron las duras rampas a un buen ritmo, algunos incluso convirtiendo el tramo en el tercero libre de la jornada (¡Que ya son ganas de apretar!).

Reagrupamiento obligatorio delante del cementerio de Alaior y comenzamos el regreso siguiendo el mismo camino inglés. Lo sorprendente fue que, algunos por inercia, otros por vicio y muchos por aquello de “a ver si aguanto”, la velocidad no aminoró hasta llegar al mismísimo Port de Maó, donde medio extenuados, concluimos esta entretenida 22ª CHALLENGE.

¡No te pierdas la siguiente!