CRÓNICA 16ª CHALLENGE 19-04-15

16ª CHALLENGE from Daniel Villalonga Moll on Vimeo.

Ya se sabe que los domingos las sábanas suelen quedarse más pegadas de lo habitual, de modo que la salida de la 16ª CHALLENGE de la Asociación Cicloturista de Menorca ha tenido lugar a las 8.15h. en lugar de las 8.00h. como está programado. Una docena de socios, junto con los simpatizantes habituales de nuestras Challenges del fin de semana, hemos tomado la dirección hacia el Camí den Kane para, pedaleando todos juntos, superar los repechos característicos de este camino inglés y llegar hasta Alaior. Por el camino se nos han unido más socios y acompañantes llegados desde otros puntos de la Isla que han acrecentado el pelotón inical. Después de este tramo que nos ha servido de calentamiento nos hemos desviado por la carretera de Subaida-Binifabini donde han empezado (¡Cómo no!) los primeros demarrajes, aunque contenidos ante la idea presente de lo que nos esperaba a continuación: la subida a la temible cuesta de Sa Roca, cuyas rampas llegan hasta el 19% de pendiente y que se convertían en el tramo libre de la jornada. En esta ocasión, el socio que ha demostrado estar más preparado para superar el muro ha sido Isma Pons (¡Enhorabuena campeón!).

Acto seguido, por el Camí de sa Cucanya hemos llegado a Alaior aunque con la mala suerte de haber sufrido un percance con un amplio coche debido a la angostura del camino. La poca visibilidad que hay a causa de los cambios de rasante, las curvas cerradas, la frondosa vegetación a los márgenes del camino hacen que este segmento, a pesar de ser uno de los más bonitos de la Isla, no esté exiguo de cierto peligro. Por suerte, todo ha terminado en un desperfecto mecánico, un enfado, un susto y una mano un tanto dolorida. Todo de fácil solución y sin ninguna importancia comparado con lo que podría haber sucedido.

De todos modos, desde aquí nos gustaría llamar a la concienciación y recordar que, a pesar de que la adrenalina muchas veces nos juega una mala pasada dejando que otras cualidades superen al sentido común, no hay que dejar de tener una perspectiva general de la situación, saber dónde estamos, cuáles son los objetivos y ponderar si realmente ciertos tramos son más propicios para disfrutar de la velocidad y sacar nuestro lado más competitivo, o bien, son más idóneos para simplemente pedalear disfrutando del paisaje y la compañía. Especial atención merecen tramos como el Camí de Binixems o el Cami d'Algendar entre otro muchos frecuentados asiduamente.

En Alaior tocaba relajar piernas después del esfuerzo de Sa Roca con un buen avituallamiento en el que ya nos hemos reunido 22 participantes, “colonizando” prácticamente la totalidad de la terraza de la cafetería “Es Pouet Nou”. A continuación tocaba la segunda parte del trayecto: Son Bou – torre Solí. De monera que desde Alaior hemos enfilado la carretera a Son Bou con un buen ritmo para atacar lo antes posible la segunda subida infernal de la jornada. A pesar de ser una cuesta muy corta (apenas 1km), la Cuesta de San Jaime cuenta con una pendiente media del 15% con rampas que llegan al 21%. El asfalto se convierte en chicle, las piernas parecen de hormigón armado y la mente no para de exigirte un descanso.

Finalmente todo el mundo ha subido la dura rampa y, una vez más a buen ritmo (algunos parecen no tener nunca suficiente), hemos regresado hacia Alaior. Ahora tocaba el tramo inverso, es decir, bajar en esta ocasión por Sa Roca y volver por la carretera de Subaida-Binifabini. A un ritmo mucho más sensato y con precaución, hemos recorrido el Camí de sa Cucanya en sentido contrario, bajado la cuesta de Sa Roca (¡menuda diferencia bajar que subir!) donde algunos hemos aprovechado la pendiente favorable para conseguir altas puntas de velocidad y llegado de nuevo a la rotonda con el cruce de la Carretera de Subaida-Binifabini. Los repechos de este último tramo hacen que la carretera en este sentido se convierta en un auténtico rompepiernas de manera que el pelotón inicial se ha disgregado en pequeños subgrupos atacando cada uno con las fuerzas que aún quedaban los continuos toboganes de la ruta.

Después del inevitable reagrupamiento en Alaior, hemos tomado el Camí den Kane de nuevo para regresar al Port de Maó lanzando los últimos esprints de la jornada y terminando así en el local de la Asociación Cicloturista de Menorca esta estupenda 16ª CHALLENGE. Ahora... ¡A por la siguiente!